29.11.2017

Yo, Daniel Blake

  Roberto González Miguel

Un ciudadano, ni más ni menos

El (mal) funcionamiento de los servicios sociales británicos ha sido un tema recurrente en el cine de Ken Loach, desde Kathy Come Home (1966) hasta la que nos ocupa, pasando por Ladybird Ladybird (1994). Esos servicios sociales, como el DWP (Department of Work and Pensions) que aparece en este film, son retratados como organizaciones que quizás en su fundamento tienen un buen propósito, pero que operan como monstruos burocráticos e inflexibles, que se convierten en muros que trituran a las personas débiles e indefensas. Aunque no deja de mostrarse también la responsabilidad de cada individuo sobre su propia situación.

La acción tiene lugar en Newcastle, al noreste de Inglaterra. Daniel Blake (Dave Johns) es un carpintero de 59 años, viudo reciente, que ha sufrido un grave ataque al corazón mientras trabajaba en una obra, sobre un andamio. Después de haber trabajado honradamente toda su vida y haber pagado todas sus deudas e impuestos, se encuentra ahora en una situación digna de Kafka (o una trampa-22, si lo prefieren). Por un lado, sus médicos le dicen que no puede trabajar ni hacer ejercicios fuertes, porque tienen que seguir haciéndole pruebas y quizá necesite un desfibrilador. Por otro lado, la “evaluación” del DWP determina que no está lo bastante incapacitado para tener derecho a un subsidio por invalidez. Aunque presenta un recurso contra la denegación de la prestación, está obligado a buscar empleo activamente, para no perder el paro. Pero no puede aceptar ningún trabajo, caso de encontrarlo, porque está de baja. Para rematarlo, todos los trámites deben hacerse por Internet, y él no tiene ni idea de ordenadores. Sus vecinos, China (Kema Sikazwe) y Piper (Steven Richens), por el contrario, han emprendido un prometedor negocio en la red para revender zapatillas deportivas fabricadas de tapadillo en China. Daniel conoce a una nueva vecina, la joven Katie (Hayley Squires), que tiene dos hijos, Daisy (Briana Shann) y Dylan (Dylan McKiernan). Katie y sus hijos han venido a Newcastle desde Londres, porque es el único sitio donde han conseguido una vivienda social a su alcance. Daniel decide “adoptar” a Katie, como una figura paterna, arreglando cosas en su casa, tallando juguetes de madera para sus hijos, y apoyándola en la lucha por la vida…

Después de Jimmy’s Hall, Ken Loach quería hacer una película más “pequeña” y, junto a su habitual guionista Paul Laverty, empezó a pensar sobre el tema de los servicios sociales, decidiendo situar la historia en el Norte de Inglaterra, en Newcastle. La ciudad fue un importante centro industrial en el siglo XIX y primera mitad del XX (minas de carbón, astilleros, municiones y fábricas), pero esas industrias declinaron en la segunda mitad del siglo XX, y ahora la actividad principal se centra en las oficinas, los servicios, el comercio y el turismo. La película se rodó en Newcastle y alrededores en otoño de 2015. Además del guión de Paul Laverty, Loach se rodeó de su equipo habitual: Rebecca O’Brien (productora), Robbie Ryan (fotografía), George Fenton (música) y Jonathan Morris (montaje). Ya saben que, si fuera por Ken Loach, no podría haber actores profesionales, porque él busca personas adecuadas para los papeles, que tengan alguna conexión personal con los personajes, prefiriendo que no sean conocidas. Ésta es la primera película de Dave Johns, comediante de clubes nocturnos y espectáculos de improvisación (también Crissy Rock, la protagonista de Ladybird Ladybird, había sido antes comediante). Loach lo eligió porque quería alguien cercano al personaje (Johns procede de la zona), pero que pudiera aportar su sentido del humor. Por su parte, Hayley Squires es actriz y dramaturga; ha aparecido en Llama a la comadrona (2012) y ha estrenado su primera obra, Vera Vera Vera (2012) en el Royal Court Theatre de Londres. El rodaje se desarrolló en orden cronológico y, según su costumbre, Loach no entregó el guión completo a sus actores, sólo las páginas de cada día, para que no supieran lo que iba a pasar despúes. Como hemos comentado otras veces, su forma de dirigir no es indicar a los actores lo que deben hacer, sino crear una situación a la que deben reaccionar desde sus personajes, creyendo que improvisan. (...)

Creditos

Director: Ken Loach

Guión: Paul Laverty

Fotografía: Robbie Ryan

Música: George Fenton

Montaje: Jonathan Morris

Diseño de Producción: Fergus Clegg y Linda Wilson

Productora: Rebecca O’Brien

Intérpretes: Dave Johns, Hayley Squires, Dylan McKiernan, Briana Shann, Kate Rutter, Sharon Percy, Kema Sikazwe, Steven Richens, Amanda Payne, Shaun Prendergast, Colin Coombs

Duración: 100 minutos

Idioma: Inglés (VOSE)

Títulos relacionados

08.11.2017

08.11.2017

29.11.2017

29.11.2017

14.02.2017

14.02.2017

28.02.2017

28.02.2017

04.04.2017

04.04.2017

25.04.2017

25.04.2017

23.05.2017

23.05.2017

29.01.2018

29.01.2018

05.02.2018

05.02.2018

12.02.2018

12.02.2018

19.02.2018

19.02.2018

26.02.2018

26.02.2018

05.03.2018

05.03.2018

12.03.2018

12.03.2018

19.03.2018

19.03.2018

02.04.2018

02.04.2018

09.04.2018

09.04.2018

16.04.2018

16.04.2018