19.02.2018

Mi vecino Totoro

  Roberto González Miguel

Esperando al gatobús

En 1958, dos niñas, Satsuki, de once años, y Mei, de cuatro, se mudan con su padre, Tatsuo, profesor universitario en Tokio, a una casa de campo, para estar más cerca del hospital donde está ingresada su madre y para prepararle un hogar más saludable, para que se recupere cuando le den el alta. Para las niñas de ciudad, la antigua casa rural es un espacio enorme y fascinante, con escaleras, pisos y trampillas, que exploran con entusiasmo, imaginando que podría estar encantada. Y quizá lo esté: misteriosamente, aparecen unas bellotas en las escaleras, y las niñas ven unas fugaces bolitas negras de hollín con ojos. Una anciana vecina, que ha estado cuidando la casa, les dice que las bolitas (“Susuwatari”) son inofensivas, que suelen ocupar las casas vacías y que se irán cuando vean que ahora está habitada por gente feliz. En el baño, el padre y las hijas ríen ruidosamente, para demostrar que son felices y no tienen miedo, y las bolitas se marchan... Las niñas ayudan en la limpieza de la casa; van al hospital a ver a la madre, que parece que pronto podrá salir, y Satsuki empieza a ir a su nuevo colegio. Un día, mientras la aventurera Mei está explorando los alrededores de la casa, encuentra una pequeña criatura blanca, y empieza a seguirla, pero aprieta el paso y se hace transparente e invisible. Poco después, encuentra otra más grande, de color azul, que lleva una cesta con bellotas. Siguiéndola, descubre un pasadizo junto a un gran árbol, donde encuentra, durmiendo, a la enorme criatura que llamará Totoro...

Mi vecino Totoro es la película más encantadora de Miyazaki. No digo la mejor (algo que siempre será subjetivo, prefiero Chihiro), pero sí la que se puede ver un ilimitado número de veces, siempre con alegría. Se mete al público en el bolsillo desde los títulos de crédito: unas graciosas figuras de Totoro forman la palabra “Totoro”, y Mei atraviesa la pantalla caminando decidida, mientras diversos bichujos se mueven en la parte de abajo... La película atrapa por su combinación de naturalismo y sentido de lo maravilloso. Los elementos fantásticos (o extraños) surgen en un contexto absolutamente real y creíble, sobre el que la enfermedad de la madre proyecta una sombra de inquietud. La atención al detalle en la caracterización y conducta de las niñas, en los personajes del padre y la madre, en la casa, en los campos de arroz, en la naturaleza que lo rodea todo... hace que las bolitas de hollín, el Gatobús y los Totoros, parezcan igualmente naturales (de hecho, el concepto de Miyazaki es que son seres naturales, no espíritus ni alienígenas). Y los seres naturales pueden ser maravillosos lo mismo que terroríficos (el Totoro grande se muestra amistoso con Mei, pero uno piensa que igualmente podría devorarla de un bocado). (...)

Creditos

Director: Hayao Miyazaki

Guión: Hayao Miyazaki

Fotografía: Hisao Shirai

Música: Joe Hisaishi

Montaje: Takeshi Seyama

Diseño de Producción: Yoshiharu Sato

Director Artístico: Kazuo Oga

Productor: Toro Hara

Productor Ejecutivo: Yasuyoshi Tokuma

Supervisores de Producción: Tatsumi Yamashita y Hideo Ogata

Intérpretes (voces en VO): Noriko Hidaka, Chika Sakamoto, Shigesato Itoi, Sumi Shimamoto, Tanie Kitabayashi, Hitoshi Takagi, Yuko Maruyama, Machiko Washio, Toshiyuki Amagasa

Duración (DVD): 85 minutos

Idioma (VO): Japonés

Títulos relacionados

08.11.2017

08.11.2017

29.11.2017

29.11.2017

14.02.2017

14.02.2017

28.02.2017

28.02.2017

04.04.2017

04.04.2017

25.04.2017

25.04.2017

23.05.2017

23.05.2017

29.01.2018

29.01.2018

05.02.2018

05.02.2018

12.02.2018

12.02.2018

19.02.2018

19.02.2018

26.02.2018

26.02.2018

05.03.2018

05.03.2018

12.03.2018

12.03.2018

19.03.2018

19.03.2018

02.04.2018

02.04.2018

09.04.2018

09.04.2018

16.04.2018

16.04.2018