MENU
Director. Nicholas Hytner
Intérpretes. Maggie Smith, Alex Jennings, Jim Broadbent, Frances De La Tour, Roger Allam, Deborah Findlay, Cecilia Noble, Gwen Taylor, Nicholas Burns, Pandora Colin, Claire Foy, Dominic Cooper, David Calder.
104 minutos

Inglés



EL PERSONAJE EN EL JARDÍN

Muchos escritores proclaman, de manera retórica, que un personaje ha irrumpido en su vida, o se ha topado con ellos, o se les ha acercado y ha “exigido” ser escrito. Pero creo que pocos podrán decir que han tenido al personaje viviendo quince años en su jardín… El escritor, dramaturgo, guionista y actor británico Alan Bennett (1934), sí puede decirlo, con razón. Graduado en Oxford y profesor universitario de Historia, Bennett se dio a conocer como guionista y actor en el legendario programa cómico Beyond the Fringe (1960). Entre sus obras de teatro, han sido adaptadas al cine (antes de la que nos ocupa) The Madness of George III y The History Boys, ambas dirigidas por Nicholas Hytner en teatro y cine.

Hacia 1970, Bennett se mudó a la calle Gloucester Crescent, en Camden Town, al norte de Londres, y enseguida conoció a uno de sus más peculiares “habitantes”: Miss Shepherd, una anciana sin hogar, que vivía en una destartalada furgoneta, rodeada de bolsas de basura. Vendía lápices y octavillas que escribía ella misma (probablemente). Anunciaba los titulares emborronando con tiza en la acera. Era muy reservada sobre ella misma y sobre su pasado, y al mismo tiempo estaba llena de delirios de grandeza. Según el escritor, habitaba un mundo paralelo en el que podía encontrarse con la Virgen María ante la oficina de correos, su consejo era seguido por los líderes mundiales y el Colegio Cardenalicio, y pensaba llegar a ser Primera Ministra con el partido que había fundado. Era excéntrica, orgullosa, egoísta y arisca; desconocía la humildad y nunca daba las gracias (“Rara vez podías hacerle un favor sin que se te pasara por la cabeza estrangularla”, escribiría Bennett). Odiaba la música (lo que resultará muy significativo cuando descubramos su pasado) y a los niños…. Miss Shepherd iba moviendo la furgoneta cada poco tiempo, estacionando cada vez frente a una casa distinta, para desolación de los respectivos propietarios. Bennett empezó a dejarle dormir en un cobertizo en su jardín. Y en 1974, cuando el Ayuntamiento pintó rayas amarillas para prohibir aparcar en la calle, le permitió instalar la furgoneta en su jardín, donde permanecería hasta 1989, con ella dentro (Bennett en su libro: “Al ofrecerle un refugio y cargar con una inquilina que al final se quedaría quince años, no lo hice con la ilusión de que mi impulso fuera puramente caritativo. Y, por supuesto, me enfurecía haberme visto empujado a una iniciativa parecida. Pero, como ella, seguramente más que ella, yo quería una vida tranquila. En el jardín, al menos, estaba a salvo”).

Sin embargo, durante esos quince años, Bennett nunca se planteó escribir sobre Miss Shepherd (“hubiera sido muy difícil escribir sobre ella mientras estaba allí”). Sí fue tomando notas y apuntando encuentros e incidentes, aunque sólo en 1989 empezó a descubrir su pasado oculto (que no revelaremos aquí). Ese año, Alan Bennett publicó The Lady in the Van, una breve novela, que en realidad era una “memoria” de esos quince años, en forma de extractos de los diarios del escritor, más un apéndice añadido en 1994. (...)


AMPLIAR (Revista nº23)


Roberto González Miguel

También comentó:
La habitación - Taxi Teherán - El caso Fritz Bauer - The lady in the van - El club - Enrique V - Morir todavía - Los amigos de Peter - Mucho ruido y pocas nueces - Frankenstein de Mary Shelley - Hamlet - Trabajos de amor perdidos - Como gustéis - La flauta mágica - La huella - Una pastelería en tokio - Jiro dreams of sushi - The ramen girl.

© Cineclub UNED | 1994-2017