MENU
Director. Kent Jones
Intérpretes. David Fincher, Martin Scorsese, Wes Anderson, Richard Linklater, Alfred Hitchcock, François Truffaut, James Gray, Olivier Assayas, Kiyoshi Kurosawa, Peter Bogdanovich, Arnaud Desplechin, Paul Schrader .
80 minutos

Inglés



¿ME PERMITE QUE LE HAGA QUINIENTAS PREGUNTAS?

Cuando en los años noventa el crítico de cine y biógrafo de Truffaut, Serge Toubiana, descubrió por azar las grabaciones de la famosa entrevista mantenida con Hitchcock en 1962, poco se podría imaginar que ese suceso se convertiría en el más bello Mac Guffin o pretexto, para homenajear al director inglés con este documental del que hoy nos ocupamos. Verdaderamente las cintas no aportaban nada nuevo que no recogiese El cine según Hitchcock, salvo la emoción de poder escuchar las voces de los dos maestros, pero le servirían de apoyo a Toubiana para escribir un libro y confeccionar un bosquejo de guion –completado por Ken Jones- que dejase patente la enorme influencia que ha tenido el cine de Alfred Hitchcock en los directores contemporáneos, con independencia del género cinematográfico que cultivasen.

Pero vayamos a lo orígenes. François Truffaut era un reconocido director francés integrante de la llamada Nouvelle vague, que al igual que un buen número de ellos, procedía de la revista cinematográfica: Cahiers du Cinéma. En esa etapa de crítico de cine le tocó entrevistar –junto a Claude Chabrol- a Hitchcock, durante el rodaje de la película Atrapa a un ladrón. A pesar de lo accidentado que supuso dicha interviú, los dos futuros directores salieron absolutamente entusiasmados con el director inglés, y para Truffaut constituyó el principio de una sincera admiración hacia él. Pasaron los años, Truffaut ya contaba con cuatro películas a su espalda y un gran prestigio internacional, pero no acertaba a comprender como su cine era mejor tratado por los críticos norteamericanos que el de Hitchcock. El mago del suspense no pasaba de ser, para ellos, un director de cine de puro entretenimiento, sin mayores complicaciones. Ni corto ni perezoso, le escribió una carta de la que no me resisto a mostrarles las primeras líneas: “Señor Hitchcock: Desde que me convertí en director, mi admiración por usted no ha menguado en ningún momento; al contrario, se ha hecho más fuerte y ha evolucionado. Hay muchos directores que aman el cine, pero lo que usted posee es amor al propio celuloide, y eso es de lo que me gustaría hablar con usted”. El maestro inglés se emocionó con la misiva y aceptó encantado que le visitase y tuviese con él una larga entrevista, que Truffaut estructuraría en un formato de quinientas preguntas, y que terminaría durando más de cincuenta horas.

Todas las tardes se reunían en una sala de los estudios, con un equipo de grabación y la inestimable colaboración de la intérprete, Helen Scott. Allí, el maestro compartía con el alumno todo lo que para ellos significaba el cine, el oficio de director y también sus obsesiones. De esa experiencia nacería cuatro años después, El cine según Hitchcock, y si hay alguno que aún no ha tenido ocasión de leerlo, le autorizo a que no pierda el tiempo hojeando esta revista y salga corriendo a la librería más cercana para comprar la última edición de este que, para muchos, pasa por ser el mejor libro sobre el séptimo arte y el trabajo de director. (...)


AMPLIAR (Revista nº23)


José María Arroyo Oliveros

También comentó:
El juez - El hijo de Saúl - 45 años - El clan - Macbeth - Brooklyn - Sufragistas - Dheepan - Hitchcock/Truffaut - Rams (El valle de los carneros) - Langosta

© Cineclub UNED | 1994-2017