07.02.2018

Florence Foster Jenkins

  José María Arroyo Oliveros

¡La soprano está desnuda!

Sentados frente a frente, en una mesa de un oscuro bar de Hollywood, Orson le dice a su interlocutor: “Ed, merece la pena luchar por nuestros sueños ¿Por qué pasarte la vida realizando los sueños de otros?” Ed sale deprisa del bar, entusiasmado por esa revelación, y se dispondrá a rodar Plan 9 del espacio exterior. Así termina una de las secuencias más bellas, emocionantes y absolutamente apócrifas de la historia del cine. Tim Burton nos narraba en una de sus mejores películas el tormento y el éxtasis del artista en busca de la perfección. Carecía de importancia que se tratase del, para muchos considerado, peor director de todos los tiempos. Porque con frecuencia caemos en el error de pensar que sólo se autoconsideran artistas aquellos que realizan lo que, -dentro de un canon tradicional- podríamos entender como obras de arte. La historia nos cuenta muchos ejemplos de maltrechos personajes a los que la naturaleza les obsequió con una desbordante ambición estética, pero a cambio les negó la posibilidad de darse cuenta que ellos no la tenían. Ed Wood tuvo su homenaje, por parte de Tim Burton y ahora le toca a la que fue definida como peor cantante del siglo XX: Florence Foster Jenkins. Ambas películas tienen en común el ser un biopic en clave de comedia, pero que no ocultan la auténtica ternura que sienten hacia el personaje. Es cierto que el film de Burton hace más hincapié en el aspecto cómico que la película de Frears, probablemente porque el primero introduce más elementos sacados de la fantasía desbocada del director para dar más comicidad al personaje, sin que por ello mengüe su amor hacia Wood ni se alteren los rasgos esenciales de su vida.

Stephen Frears ama a Florence pero al mismo tiempo quiere documentar lo que supuso su aparición en escena en esos años cuarenta, donde un Carnegie Hall abarrotado disfrutó de su concierto más memorable. No he querido poner comillas a la palabra “disfrutó”, porque todos los allí presentes aplaudieron con entusiasmo. Poco importan los auténticos motivos que les llevaron allí.

Hubo una minoría que salió convencida del talento musical de la soprano, probablemente los más ancianos y con un oído musical peor que Florence. El resto eran conscientes de lo que oían pero o bien lo disimulaban o sencillamente disfrutaban de ese peculiar momento.

Florence Foster Jenkins fue una dama de la alta sociedad neoyorkina que siempre mostró una gran inquietud por la música clásica y la ópera. Arrastraba una sífilis mal curada, transmitida por su primer marido que la abandonó pocos años después de casarse. A la muerte de sus padres heredó una considerable fortuna que le permitiría dedicarse a lo que siempre más amó. Fundó el “Club Verdi” para promocionar la música y la ópera entre la gente de la alta burguesía de la ciudad. Eran unos tiempos difíciles, Estados Unidos arrastraba aún la crisis del 29 y la labor de mecenas de Florence supuso un impulso considerable para músicos y compositores de su tiempo. Su segundo esposo, St Clair Bayfield, era un actor de tercera fila que abandonó el oficio y se dedicó por entero a ella. En esa época organizaban pequeños eventos musicales en los que Florence hacía de anfitriona y animadora de los mismos y se escenificaban cuadros teatrales alrededor de alguna pieza famosa de ópera. En los pocos recitales operísticos que daba Florence, su esposo se ocupaba de que los invitados fuesen los asiduos del Club Verdi y evitaba la presencia de periodistas inoportunos, salvo que estuviesen previamente pagados. Todo el que era alguien en el mundo de la música en Nueva York acudía ante ella, la mayor parte de las veces para “sablearle” alguna ayuda económica, y siempre fingiendo admiración ante sus cualidades para el canto. Era la traslación al siglo XX del cuento del traje del emperador. (...)

Creditos

Director: Stephen Frears

Productora: Qwerty Films / Pathé / BBC Films / Pathé Pictures International

Guion: Nicholas Martin

Fotografía: Danny Cohen

Música: Alexandre Desplat

Montaje: Valerio Bonelli

Intérpretes: Meryl Streep, Hugh Grant, Simon Helberg, Nina Arianda, Rebecca Ferguson, Neve Gachev, Dilyana Bouklieva, John Kavanagh, Jorge Leon Martinez, Danny Mahoney, Paola Dionisotti, David Menkin, Philip Rosch, Sid Phoenix

Duración: 110 minutos

Idioma: Inglés

Títulos relacionados

07.02.2017

07.02.2017

21.02.2018

21.02.2018

21.03.2018

21.03.2018

18.04.2018

18.04.2018

02.05.2018

02.05.2018

30.05.2018

30.05.2018

09.01.2018

09.01.2018

09.01.2018

09.01.2018

10.01.2018

10.01.2018

11.01.2018

11.01.2018

12.01.2018

12.01.2018

16.01.2018

16.01.2018

17.01.2018

17.01.2018

18.01.2018

18.01.2018

19.01.2018

19.01.2018