11.04.2018

El viajante

  Julián de la Llana del Río

La difícil relación de pareja

En Irán -afirma Asghar Farhadi- creces con la idea de ser prudente, de que tanto el cuerpo como la familia son privados. Desde que eres un niño aprendes esa dicotomía entre hombre y mujer, que allá es muy marcada. Así que esos temas no se abordan  para no caer en el irrespeto. Adicionalmente, hay un problema respecto al juicio colectivo, la forma como los demás te ven. Reconozco que ninguna película podría retratar a una sociedad entera, somos más de setenta millones de personas con una variedad enorme de creencias y de formas de vida. Cada film es el retrato de un segmento, al mismo tiempo que está contado desde un punto de vista particular, lo cual lo delimita más. Intento que eso no me condicione y más bien aprovecho esa oportunidad como una ventana para mostrar mi país.

Los protagonistas de El viajante son una pareja iraní que, debido a unos problemas con la estructura de su casa, se ven obligados a cambiarse temporalmente de domicilio. Pero Emad y Rana, el hombre y la mujer sobre los que se levanta esta historia, son también los actores de una versión teatral de Muerte de un viajante entorno a cuyas vivencias se irán tejiendo los elementos que acaben por alimentar una venganza.

La lectura de Muerte de un viajante, la obra de Arthur Miller -comenta el realizador en una entrevista-, me marcó profundamente, quizá por sus reflexiones sobre las relaciones humanas. Es una obra teatral muy rica, que ofrece lecturas múltiples. La dimensión más importante me parece la crítica social de un periodo histórico en el que la rápida transformación de la América urbana destruyó a una clase social.

Toda una categoría de personas, que no supieron adaptarse a la inesperada modernización, fueron literalmente aplastadas. Teherán hoy en día se parece mucho a Nueva York tal como la describe Miller al arrancar la obra. Es una ciudad que cambia a mucha velocidad, destruyendo todo lo viejo, como los huertos y los jardines, y reemplazándolo por torres. Es el ambiente en el que vive ‘el viajante’. Aquí encontramos otro paralelismo entre la obra del autor americano y la película. Teherán cambia de forma frenética, anárquica, irracional. En una película que cuenta la historia de una familia, la casa juega un papel principal. Es algo que ya se vio en otras películas mías. De nuevo, en esta, el hogar y la ciudad tienen papeles centrales.

Continua así la apreciación del director de su propio film: “Me cuesta mucho definir o resumir El viajante o incluso explicar lo que significa la historia para mí. Todo depende de las preocupaciones y del estado mental del espectador. Si lo toma como un comentario social, se acordará de ciertas cosas. Pero puede enfocarlo como un cuento moral, o incluso de algo totalmente diferente. Pero, una vez más, la película trata de la complejidad de las relaciones humanas, sobre todo en el seno de la familia. (...)

Creditos

Director: Asghar Farhadi

Guion: Asghar Farhadi

Fotografía: Hossein Jafarian

Música: Sattar Oraki

Dirección artística: Keyvan Moghaddam

Productores: Alexandre Mallet-Guy, Asghar Farhadi

Montaje: Haydeh Safiyari

Intérpretes: Shahab Hosseini, Tareneh Alidoosti, Babak Karimi, Mina Sadati

Duración: 125 minutos

Idioma: Farsí (VOSE)

Títulos relacionados

25.10.2017

25.10.2017

15.11.2017

15.11.2017

31.01.2018

31.01.2018

14.03.2018

14.03.2018

11.04.2018

11.04.2018

16.05.2018

16.05.2018

23.01.2018

23.01.2018

24.01.2018

24.01.2018

25.01.2018

25.01.2018