MENU
Director. Kenneth Branagh
Intérpretes. Bryce Dallas Howard, Romola Garai, Kevin Kline, Adrian Lester, Janet Mcteer, Alfred Molina, David Oyelowo, Brian Blessed, Richard Briers, Richard Clifford, Jimmy Yuill, Gerard Horan, Patrick Doyle, Nobuyuki Takano, Paul Chan, Alex Wyndham, Jade Jefferies.
127 minutos

Inglés



CUANDO TODOS VIVIÁMOS EN EL BOSQUE

Un sueño de Japón… Amor y naturaleza disfrazados… Todo el mundo es un escenario…

La película se abre con unos rótulos que presentan un engañoso aire de precisión histórica. A finales del siglo XIX, Japón se abrió al comercio con Occidente. Mercaderes y aventureros llegaron de todo el mundo, muchos de ellos ingleses. Algunos comerciaron con seda y arroz, y vivieron en enclaves junto a los “puertos del tratado”. Trajeron a sus familias y a sus seguidores, y crearon mini imperios privados donde intentaron abrazar esta extraordinaria cultura, sus bellezas y sus peligros… Esa explicación parece indicar que el “Ducado” del film sería uno de esos establecimientos comerciales anglo-japoneses. Pero ese aparente rigor histórico resulta irrelevante, pues la historia ocurre más bien en una versión imaginaria del país del sol naciente (Un sueño de Japón)…

Al principio de la película, los guerreros del Duque Frederick (Brian Blessed) irrumpen en el palacio del Duque (Brian Blessed) y lo derrocan por la fuerza (una escena que no aparece en la obra). Rosalind (Bryce Dallas Howard), la hija del Duque derrocado, permanece en la corte por su gran amistad con su prima Celia (Romola Garai), la hija del usurpador. El joven Orlando (David Oyelowo) se rebela frente a su tiránico hermano mayor Oliver (Adrian Lester), que le ha privado de su herencia y le ha criado como un rústico. Para ganar su independencia, se enfrenta al luchador favorito del nuevo Duque y lo derrota, ganándose el amor de Rosalind y el resentimiento del Duque. Sabiéndose en peligro, Orlando decide escapar hacia el bosque, con el viejo criado Adam (Richard Briers). Por otra parte, el nuevo Duque, en un ataque de ira, destierra a Rosalind bajo pena de muerte. La joven, disfrazada como un hombre (“Ganymede”), marcha hacia el bosque de Arden, acompañada por Celia, que se hace llamar “Aliena” y el bufón Touchstone (Alfred Molina). En el bosque, encuentran al antiguo Duque viviendo en plan pastoril, con su gente, entre ellos el reflexivo Jacques (Kevin Kline), como si hubieran vuelto a la despreocupadada Edad de Oro. Rosalind, con su disfraz de Ganymede, pone a prueba el amor de Orlando…

Tres historias de amor forman el encofrado de la comedia. Por una parte, la de Rosalind y Orlando, llena de ambigüedades. Ambos se han enamorado a primera vista, pero luego Rosalind, disfrazada de “Ganymede” (sin que él la reconozca, cuando habría que estar ciego y sordo para no darse cuenta), pone a prueba el amor que Orlando proclama tan ruidosamente, haciendo que se dirija a “él” como si fuera Rosalind… Otra historia es una sátira de los tópicos pastoriles: el amor de Silvius (Alex Wyndham) hacia la esquiva Phoebe (Jade Jefferies), que le rechaza y en cambio se enamora de “Ganymede”, que a su vez reprocha a Phoebe su crueldad hacia Silvius. (...)


AMPLIAR (Revista nº23)


Roberto González Miguel

También comentó:
La habitación - Taxi Teherán - El caso Fritz Bauer - The lady in the van - El club - Enrique V - Morir todavía - Los amigos de Peter - Mucho ruido y pocas nueces - Frankenstein de Mary Shelley - Hamlet - Trabajos de amor perdidos - Como gustéis - La flauta mágica - La huella - Una pastelería en tokio - Jiro dreams of sushi - The ramen girl.

© Cineclub UNED | 1994-2017